domingo, 4 de marzo de 2012

Bizcocho de chocolate y avellanas

Un bizcocho para mi prima F., se lo debía hace tiempo...
El caso es que cuando me puse manos a la obra me di cuenta de que sólo tenía 1 huevo en la nevera, pero ya tenía todo dispuesto para empezar y no quería dejarlo para otro día: busqué recetas de bizcochos sin huevo (hay muchas y muy buenas, especialmente para los que llevan chocolate) y ajusté los ingredientes. Siempre se dice que la repostería es la parte más técnica de la cocina y que es difícil que una receta salga bien si no se respetan las cantidades, pero en este caso ha quedado un bizcocho fantástico, con una miga ligeramente húmeda y suave y muy sabroso. Las medidas están en tazas (cups) que equivalen aproximadamente a 240 ml, una taza grande o vaso medio.
-2 y 1/4 tazas de harina de repostería tamizada
-1 y 1/2 taza de azúcar (yo puse un poco menos porque iba a espolvorear después con azúcar glass)
-1/2 taza de cacao en polvo
-1/2 taza de aceite (girasol, por ejemplo, u oliva suave)
-3/4 taza de leche, o yogur
-1 huevo
-1/2 taza de avellanas picadas
-1 cucharadita de bicarbonato
-1/2 cucharadita escasa de levadura tipo Royal
-1 pizca de sal
-mantequilla para engrasar el molde, una pizca de sal, azúcar glass
Precalentamos el horno a 200º. Se mezclan por un lado la harina tamizada, el bicarbonato, la levadura, el cacao, las avellanas y una pizca de sal. Por otro, batimos bien con varillas el huevo con el azúcar, la leche y por último el aceite (en este paso también se puede separar primero la clara y batirla a punto de nieve, para añadirla después); juntamos ambas mezclas, removiendo despacio y lo justo hasta que estén bien integradas.
Engrasamos un molde (en mi caso, redondo de unos 24 cm.) y espolvoreamos un poco más de cacao en polvo; se vuelca en él la masa y se hornea unos 30 minutos a 190º (aproximadamente, depende del tamaño del molde y del punto que nos guste; a mí me gusta que quede la masa un poco húmeda. Con un molde tipo plum-cake quizás necesite algo más de tiempo).
Dejamos enfriar y espolvoreamos con azúcar glass.
Eso es todo... por supuesto admite variaciones: cambiar las avellanas por otro fruto seco, añadir especias, rellenarlo o cubrirlo con chocolate, comerlo con helado...

7 comentarios:

  1. Me encanta, qué textura tiene esa miga! Además me gusta mucho cómo combina el cacao con las avellanas (la Nutella y la Nocilla no pueden estar equivocadas :P).

    Es verdad que no siempre hay que ser precisos en las recetas de repostería, en algunos casos es imprescindible seguir todo al pie de la letra, pero casi siempre se puede improvisar y variar :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Mil gracias por acordarte.Estoy deseando hacerlo,Seguro que esta vez me sale muy rico

    ResponderEliminar
  3. pues yo creo que en repostería es donde más improviso, jajaja
    excelente combinación, choco y avellanas. Y sorprendente que haya quedado tan esponjoso con un sólo huevo!

    ResponderEliminar
  4. Tiene un corte estupendo y la combinacion de ingredientes me encanta! un besazO

    ResponderEliminar
  5. en repostería es dónde menos miedo me da retocar los ingredientes. Hago bastante a menudo ya que hace tiempo que me eché la carga encima de no comprar repostería industrial así que cuando el consumo es constante hay que recortar la lista de ingredientes por todos lados... y por cierto, he descubierto un aceite para veganos e intolerantes a la lactosa con sabor a mantequilla. Es genial, bastante carillo pero lo reservaré para ocasiones especiales:-)

    BEsos

    ResponderEliminar
  6. YO TAMBIÉN IMPROVISO, AUNQUE A VECES ME DOY SORPRESAS....JE JE.
    tE HA QUEDADO PRECIOSO Y QUE RICO HA DE ESTAR....
    BESOS

    ResponderEliminar
  7. Hola!

    Akane, eso mismo pensé yo, en la nutella, jajaja!

    Fatymina, espero que te guste, y perdona el retraso, un gran beso.

    Ajonjolí, pues yo desconfiaba un poco de lo de usar sólo un huevo, pero me sorprendió lo rico que ha quedado.

    TeRE, muchas gracias!

    Mai, yo la verdad es que no suelo seguir ni una sola receta al pie de la letra, y estoy contigo en lo de no consumir repostería industrial. Lo del aceite para veganos con sabor a mantequilla me da un poco de repelús, la verdad... me suena un poco a margarina y la verdad es que no la soporto, donde esté la mantequilla de verdad... pero me fio de lo que tú me digas. :)

    Núria, improvisar es arriesgado, pero a veces se descubren coisas buenas, ¿no?

    B*

    ResponderEliminar

¡Gracias por visitar el blog y por dejar un comentario! Siento no dejar comentarios a usuarios anónimos (me llega mucho spam) pero a todos los que leéis el blog y me dejáis unas palabras, y también a los que no, muchas gracias.