miércoles, 7 de diciembre de 2011

Marquesas de adviento

Un dulce navideño para participar, por primera vez, en el Calendario de Adviento de Intercultura y Cocina (¡gracias Noema!).
Como en este calendario participa gente que vive en lugares diversos, una de las cosas más bonitas es descubrir recetas y costumbres de otros países. Pero lo primero que yo recordé, antes que otras recetas o tradiciones de Extremadura - donde voy cada año a pasar estos días - fueron las largas sobremesas que se hacen en mi casa después de comer, siempre con el café y la cajita de marquesas, y alargándose hasta que oscurece fuera y se empiezan a encender las luces de la calle; estas pequeñas tradiciones de cada casa (el lugar donde cada uno descubre sus regalos, lo que cada uno prepara para la cena, quién prepara las uvas...) son lo que más me gusta de estas fiestas, que en muchos otros sentidos van perdiendo poco a poco su significado, así que en homenaje a esos buenos ratos, ésta fue la receta elegida:
Para los que no suelen comerlas o no las conocían, las marquesas son unas pequeñas pastas abizcochadas hechas básicamente con almendra, huevo, azúcar y limón. No tienen la antigüedad o la omnipresencia de otros dulces navideños españoles, pero a cambio son algo más ligeras y, si están hechas de forma artesanal, son deliciosas. La receta para unas 12-14 marquesas lleva:

-150 gr. de harina de almendra (o de almendra cruda, para moler en casa)
-2 huevos medianos o grandes, o 3 pequeños
-entre 80-90 gr. de azúcar, y una cucharada extra para hacer azúcar glass
-ralladura de 1/2 limón
-1/2 cucharadita de levadura química (tipo royal), o bicarbonato
-1 cucharada no colmada de harina de repostería o de harina de maíz
-1 pizca de agua

Si no hemos conseguido harina de almendra podemos moler la almendra cruda en un robot de cocina, intentando que quede muy finita pero sin quemarla. Una vez hecha, se mezcla con la harina de repostería, la levadura, el limón y una pizquita de sal.
Por otro lado separamos las yemas de las claras; las yemas se baten bien con el azúcar, añadiendo un poco de agua si la mezcla está muy pastosa, y a ésto se agregan despacio las claras batidas a punto de nieve (si tenemos una buena batidora con varillas podemos batir los huevos enteros con el azúcar, hasta que quede todo bien cremoso y aumente de tamaño); por último, añadimos a lo anterior la mezcla de harinas, moviendo sólo lo justo para integrar todos los ingredientes.
Opcionalmente, podemos dejar reposar la masa en la nevera un par de horitas. Repartimos la masa en pequeños moldes cuadrados de magdalenas o en moldes tipo mantecada, y horneamos 15 minutos a 190-200º o hasta que estén ligeramente doradas. Se dejan enfriar en una rejilla y se espolvorean con azúcar glass.
Eso es todo, con pequeños trucos: dado que no lleva ningún tipo de grasa añadida u otro líquido, la única dificultad es conseguir una masa que no sea demasiado densa, de ahí lo del tamaño de los huevos; por eso, conviene añadir poco a poco las harinas al final, para evitar que quede muy sólida la masa (me ha pasado hoy a mí y aún así están muy buenas, sólo que en vez de quedar con una superficie lisa y redonda como las comerciales quedaron algo más rugosas).
La harina de almendra es fácil de encontrar... creo. Yo la compré en un puesto de frutos secos del Mercado de Chamartín (Madrid) y sé que la venden en algunas tiendas de productos árabes; si no, se puede hacer en casa como he contado.
En cuanto a los moldes, lo mejor para no complicarse la vida es usar moldes cuadrados de magdalenas y llenarlos 3/4 partes; si queremos moldes artesanos podemos hacerlos en casa con papel tipo folio (mejor que no esté tratado con cloro) fijándonos en algún tutorial para hacer moldes de sobaos o mantecadas, como por ejemplo aquí (dividiendo cada folio en cuatro trozos).
Ya está... mi pequeño tributo a mi familia, que cada año hace que estos días sean esperados a pesar de esa parte comercial y cansina que los acompaña: a mi madre por seguir poniendo cada año figuras de chocolate en el árbol a pesar de que mi hermana y yo hace tiempo que cumplimos más de 30; a mi hermana por todos los ratos que pasamos hablando de cocina, o eligiendo los regalos; a mi padre por las sobremesas con las marquesas; a mi abuela por aguantar despierta a sus 96 años hasta las 12 para comer las uvas con nosotros (peladas con primor antes, eso sí... toda una ceremonia); a C. por haberse sumado y dar nuevas energías y risas a las conversaciones de las comidas, y sobre todo a los pequeños E. y D., los auténticos nuevos protagonistas de estas fechas.
(Y a todos los que leáis este post, felices fiestas cuando lleguen...)

24 comentarios:

Ajonjoli dijo...

Hola Epa!

gracias por compartir con nosotros tu receta de las marquesas. Opino igual que tú, la navidad no tiene mucho sentido excepto por encontrarnos toda la familia. Yo no puedo olvidar a mi padre y sus ubicuos discos de villancicos :)

un beso.

Miriam dijo...

Bonito post, yo tb hace ya años que me resisto a la hipercomercialización que nos invade, al menos lo intento. Solamente regalo dulces hechos en casa y al que no le guste, que se aguante.

Noema dijo...

Bonito post. Para mí la Navidad también significa todo eso que tan bien has descrito. Las sobremesas, los dulces sobre la mesa, las charlas con la familia... y alguien intentando no dormirse para llegar hasta las uvas (ejem, en mi caso servidora, que además, igual que tu abuela, también pela las uvas -y ¡les quita las pepitas!-).
También me ha gustado mucho la receta de las marquesas. Muchas gracias por tu contribución. Besos.

Luzma Garcia Piqueres dijo...

Qué rico!! Mil gracias por compartirlo!

María dijo...

¡Ohhh! Estas las pruebo sí o sí. Me encanta como describes la Navidad. En mi casa pasa algo parecido y la verdad es que se agradecen esos pequeños momentos.

¡Je,je! en mi casa antes nos reuníamos el 31 de diciembre unos 40. Y los paquetes iban en función de cada uno. Algunos pelados, otros de uvas pequeñas, sin pepitas.. Menudo trabajo. Ahora ya no lo hacemos ya que con tres generaciones en una misma casa seríamos 64 y no hay casa que aguante eso.
Besos

La enredadera dijo...

¡¡Me encanta tu propuesta!! Siempre me gusta eso de poder hacer en casa esos postres tradicionales que atestan las tiendas :)
Yo no soy mucho de marquesas, pero a mi novio sí que le gustan, así que me llevo la receta, por si acaso ;)
¡Un beso!

Núria dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo...que ricas estas marquesas...besitos

BlueLady dijo...

A mi también me gusta cuidar esas tradiciones, y desde luego todas van unidas a los fogones de alguna manera... Qué ricas esta marquesas, copio la receta, con esa almendra tienen que ser sabrosas.
Un abrazo.

Erika dijo...

Que buenos bocados, no los conocía , y por los ingredientes que lleva supongo que deben ser deliciosos. Eso es lo que tiene de lindo este calendario de Noema, que nos damos un paseo por todo el mundo y aprendemos de todos un poco más.
cariños

Kako dijo...

He leido bien?, va sin mantequilla?,es una receta para mi! y puedes creer que tengo harina de almendras y no sé como usarla?, gracias por estas marquesas.
Tu descripción navideña ha sido muy linda, me ha encantado que estés en este calendario.
Un beso.

Akane dijo...

Es de mis dulces favoritos navidenhos!! Mucho mas ricas que los polvorones o los mantecados, y mas suaves y ligeras que los mazapanes. Gracias por la receta, tienen un aspecto inmejorable!

TeRe dijo...

Me encantan las marquesas...estas te han quedado estupendas! tienen una miga y un corte genial! un besoo

Laube dijo...

Pues me parece que te quedaron riquísimos, no???? Se me hace la boca agua, coñe...
Un besoteeeeeeeeeeeee

Victoria dijo...

Madre mía, se me acaba de hacer la boca agua... esta me la apunto que siempre me han gustado estos dulces y ahora que tengo la receta me voy a hinchar a comerlos, jijiji.
Un beso y feliz Navidad.

Teba dijo...

¡qué buenas!
A mí también me encantan. Por lo demás, la Navidad es una época que no me gusta, demasiada hipocresía y demasiado consumismo. Pero, haremos un esfuercito para pasarlo lo mejor posible.
B*

Ivana dijo...

Que bonito! Estas marquesas tengo que probarlas! Feliz navidad!
Beistos

Ivana dijo...

Que bonito! Estas marquesas tengo que probarlas! Feliz navidad!
Beistos

Capricornio dijo...

Deliciosas Marquesas, fotografías mágicas que invitan a degustar pronto de tan singular receta.
Una navidad siempre es sinónimo de compartir, en familia, con nuestro mejor aporte culinario. Y por medio del Calendario de Noema, también estoy disfrutando de cosas tan interesantes como esta especialidad. Saludos.

sofía dijo...

Desde luego se ven deliciosas. Besinos

Teba dijo...

Eva,
con tu permiso he hecho esta receta con 2 huevos, sin harina y sin agua y todo en el thermomix. Han salido 15 hermosas marquesas (en moldes de magdalenas) y serán mi desayuno de mañana. ¡¡¡qué ricas!!!
Gracias guapa.
Besos

Maria Jose-Dit i fet dijo...

Que deliciosa receta para participar en el calendario de Noema, me ha encantado...un besito

epa! dijo...

Hola! Muchísimas gracias a todos por tantos y tan bonitos comentarios!

Ajonjolí, sabía que en esto de las navidades tú eras de las mías. Me he acordado mucho de tí escribiendo esta entrada.

Miriam, y así debe ser! Ya quisiera yo que me regalaran dulces caseros como los tuyos!

Noema, muchas gracias a tí por incluirme en el calendario. Me he reido mucho con lo que cuentas de las uvas, jajaja! Yo ya no las como porque las últimas veces fue terrible, pero cuando las tomaba también les quitaba las pepitas :)

Luzma, gracias a tí por escribir!

María, pues me hace ilusión que me lo digas, muchas gracias!

Enredadera, gracias! Hechos en casa siempre estarán mejor, y hace tanta ilusión comer algo preparado por uno mismo...

Núria, muchas gracias, me alegra que te gusten.

BlueLady, tienes razón, hay que cuidarlo!

Erika, las marquesas no son tan tradicionales como otros dulces, pero como ya dije son algo más ligeros y están muy ricas. Gracias!

Kako, qué ilusión leerte de nuevo! Sí, son sin manequilla, no es fantástico? ya me dirás si las pruebas. Gracias!

Akane, yo tengo el corazón dividido entre mantecados y marquesas, pero como ya he contado éstas son las que siempre hay en casa. Me alegra que te hayan gustado.

Tere, muchas gracias!

Laube, en realidad no son la vez que más bonitas quedaron (ya conté, quedó muy seca la masa) pero con eso y todo estaban muy buenas (ya no quedan...). Gracias!

Victoria, muchas gracias y feliz navidad a tí también.

Teba, estoy contigo, hay muchas cosas de estas fiestas que borraría, pero por suerte aún hay cosas que me gustan (sobre todo desde que están mis sobrinos!). ¡No sabes cómo me alegró que las hicieras! ¿Te gustaron?

Ivana, muchas gracias y feliz navidad!

Capricornio, gracias. Tienes razón, en mi casa lo de cocinar para los demás en estas fechas es una de las cosas más bonitas (y siempre sobra comida, claro!).

Sofía, muchas gracias!

Mª José, muchas gracias guapa!

mavele dijo...

Me ha encantado cómo describes tus navidades y las marquesas hablan por si solas. Gracias por la receta!

epa! dijo...

Hola Mavele, muchas gracias! A mí sí que me gusta tu blog, un honor la visita.
B*