Páginas

miércoles, 19 de octubre de 2016

Regreso (y patatas con costillas, en olla lenta)

Hola... ¿Hay alguien ahí?

Meses y meses sin escribir. Sobre todo por falta de tiempo, pero no de ganas, ni de platos. Han sido meses de muchos cambios, y sentía que si volvía a escribir debía ser con una entrada solemne, dedicada a esos cambios, cargada de sentimientos... pero la verdad es que de esa manera era difícil que volviera a escribir, porque con J. ya no puedo dedicarle todo el tiempo que antes le reservaba, y entonces nunca acababa de decidirme. Así que me gustaría que el blog volviera a ser lo que fue, algo relajado y sin pretensiones, mi diario de recetas, aunque acaben saliendo mis pensamientos, mis viajes, mis sensaciones...
El relato de mis últimos meses lo dejo para más adelante; hoy sólo voy a contar una de mis primeras recetas preparadas con éxito en la olla lenta, el nuevo cacharro que me regalaron en Reyes y que, ahora que le voy cogiendo el truco, es un buen recurso para una madre novata y desorganizada como yo. Como ahora está muy de moda, no voy a detallar lo que es, pero por si alguien no lo sabe, es una olla eléctrica que cocina con baja temperatura y largos tiempos, con un consumo muy bajo, así que es estupenda para guisos, legumbres, etc. Ya hablaré del modelo que yo tengo etc. etc.
Yo he de reconocer que las recetas que mejor me han salido no son precisamente las que más fama le han dado (legumbres y carnes que necesiten largas cocciones, como carrilleras etc.) pero sí que me está dando mucho juego con salsas de tomate (passata), compotas, manzanas asadas y... patatas. Éstas, con costillas adobadas, fueron un plato casi de emergencia, preparado en poco tiempo y con lo que había en casa, y aún así quedaron bastante buenas; seguramente, con unas costillas adobadas en casa, y algo más de atención, serán un plato fijo de casa. Para 2-3 personas usé:
-300 gr. de costilla adobada (se puede poner más, si queremos más carne)
-3 patatas hermosas
-2 dientes de ajo
-1/2 cebolla
-1 zanahoria
-1 hoja de laurel
-unas cucharadas de salsa espesa de tomate, o una pizca de tomate concentrado
-agua, sal, pimienta
Es tan sencillo como dorar las costillas, reservarlas, rehogar después la verdura picada, y finalmente agregar las patatas; juntarlo todo y añadir agua justo hasta cubrir. Si es en olla normal, calculo que tardará unos 40 minutos a fuego lento, aproximadamente, según el tipo de patata y el punto que queramos. En olla lenta estuvieron unas 4 horas en temperatura alta, y quedó todo muy tierno, tanto la patata como la carne 
Entre las variantes de la próxima vez, quizás eche algo de pimiento o de ñora, se puede enriquecer con un poquito de chorizo u otra carne que complemente las costillas, y agregar alguna hierba más. Pero tal y como las hice fueron un gran plato, es una alegría llegar a casa y que esté listo para comer. 
Y por hoy eso es todo; dentro de poco, más entregas. 

12 comentarios:

  1. Aquí estoy Epa! al pié del cañón. Mi chivatillo personal me avisó que hoy había costillas con patatas para comer... deseando conocer tu pericia de los últimos meses. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hooola! No sabes cuánto me alegra retomar el contacto, mil gracias por estar! Un beso enorme

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Y yo a vosotras! Leer y escribir me hacía muy feliz, espero retomarlo en serio pronto. :)

      Eliminar
  3. Yo he oído de la olla lenta, pero todavía no me he decidido.
    Y sobre escribir o no, a tu ritmo y cuando te apetezca, es lo bonito del blog, que no sea una obligación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Eugenia, así será. Lo de la olla lenta... no es imprescindible, pero si te organizas un poco es una buena ayuda. Eso sí, ocupa bastante.

      Eliminar
  4. Epa! no te lo vas a creer....acabo de enterarme de que tuviste una niña ¡hace año y medio! Es que desde que me incorporé al trabajo en marzo del 2015 no he tenido tiempo de nada, de hecho desde febrero tengo el blog abandonado.... en fin, tú me entiendes.
    Enhorabuena. Supongo que ahora ya estará correteando por ahí como loca y tocándolo todo, y dentro de nada se pone a hablar como un loro. Sami recién ha cumplido dos años y no calla ni debajo del agua, con su lengua de trapo.
    A disfrutarlo, y a disfrutar de esos guisos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ajonjolí! No te preocupes, si alguien te entiende soy yo :) Me acuerdo mucho de los primeros posts que escribiste después de tener a Sami, y me daba envidia que pudieras mantener el huerto, yo no tengo tiempo ni de peinarme a veces. J. es un trasto, no sé a quién sale pero no para! Supongo que Sami estará ya precioso y divertidísimo.

      Eliminar
  5. Me alegro tanto de volver a saber de ti!
    Lo importante de volver al blog después de un paréntesis largo, es precisamente lo que has hecho, tomárselo como siempre y sin agobios. Yo al mío vuelvo pensando siempre en que es mi lugar donde recopilar mis recetas y experiencias en la cocina, las cosas que realmente me apetece guardar, y luego acabo desvariando un poco con mis pensamientos, pero bueno :P.

    Yo tengo ganas de probar una olla lenta, pero no me cabe en el mini apartamento de ninguna de las maneras. El plato tiene pintaza, a mi novio le encantaría encontrárselo en su tupper del trabajo :D.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Liliana, yo sí que me alegro de poder retomar la lectura de blogs, es algo que tenía totalmente aparcado. Aunque a ti te sigo desde twitter, así que me voy enterando de las nuevas recetas. La olla lenta no es algo necesario, la verdad, aunque a mí sí me está resultando útil para hacer cosas que antes preparaba en olla o en cocotte. Pero sí, es bastante grande, aunque la mía es de las mayores (6,5 l.) y las hay de mucha menos capacidad. Dile a tu mozo que no se preocupe, que esto también se puede preparar sin olla lenta ! :)

      Eliminar
  6. Por fin! Qué ganas de asomarme por aquí y leerte de nuevo. Te has hecho de rogar.. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lydia, mil gracias por tu bonita bienvenida! COmentarios como el tuyo son los que hacen que eche tanto de menos el blog :)

      Eliminar

¡Gracias por visitar el blog y por dejar un comentario! Siento no dejar comentarios a usuarios anónimos (me llega mucho spam) pero a todos los que leéis el blog y me dejáis unas palabras, y también a los que no, muchas gracias.