martes, 17 de abril de 2012

De miel y pan

A estas alturas, cualquiera que haya pasado un par de veces por el blog ya sabe que soy muy golosa; lo cual, en mi caso y por ahora, no es ningún problema: después de una infancia y adolescencia de gordita gafotas ya me harté y se me pasaron todos los complejos, así que ahora en vez de dejar de comer prefiero mover más el culo, sea andar, correr, bailar o irme a pasear al monte, que es mucho más divertido que hacer una dieta de moda que te deja tan deprimida como flaca a base de tanto salvado de avena. Puaj :).
A lo que iba es que, para ser tan golosa, hasta hace bien poco no me ha entusiasmado la miel, y tampoco me importaba demasiado de qué era o de dónde venía. Sin embargo últimamente me estoy aficionando mucho y descubriendo lo distintas que son según las flores y la procedencia. Entre otras cosas, gracias a los viajes y a los regalos de los amigos: en la foto de arriba, miel de romero de Castellón, suave, pálida y cristalizada, y una miel que nos trajeron unos amigos de Portugal - no sé de qué - oscura, y muy aromática. Otras veces me traigo una tarra enorme de miel de frutales de Badajoz, o nos regalan un tarrito de miel de brezo... todas distintas, lo mejor es probarlas a la vez y notar las diferencias.
Otra cosa de la que me he dado cuenta últimamente es de la cantidad de miel que se vende aquí que viene de fuera (como los espárragos, las legumbres y tantas otras cosas... leed atentamente las etiquetas y veréis): por una vez tampoco pasa nada, pero igual que no se me ocurre comprar - por ejemplo - aceite de oliva extranjero, también prefiero que la miel y las otras cosas sean de aquí en la medida de lo posible. 
¿Y el pan? Bueno, no es nada especial, y al mismo tiempo sí: el otro día cometí un error de novata y no guardé un poco de masa madre después de hacer los panes de la semana, así que tuve que empezar otra, aunque con una pequeña trampa: tenía un poquito de masa madre seca por si las moscas, y me sirvió para arrancar esta nueva.
Éste es el primer pan que hago con ella, y es de lo más simple: pan de kilo, 100% harina blanca de los Pisones, masa madre, agua y sal. Varios pliegues, muuucho tiempo de fermentación (casi 24 horas, toda la noche en la terraza al fresco madrileño) y un horneado también prolongado. Me daba miedo que quedara ácido, y como no había crecido mucho desconfiaba del resultado, pero es de los mejores panes que he hecho últimamente. 
¿Aún no os habéis animado a hacer pan? Probad, merece la pena. ¡Pero de verdad!

7 comentarios:

  1. Vaya pan te ha salido, dices que es con harina blanca? Parece que sea integral......yo también soy de dulce....bueno y de salado y lo que me encanta es la mezcla de ambos....pan con tomate y chocolate negro....y mil combinaciones mas que son pa morirse....beeesos

    ResponderEliminar
  2. Vaya panazo Epa, te ha quedado de lujo.......y lo de la miel, pues a mí me encanta y cada día más, de hecho, creo que es un producto un poco mal tratado en general, así que tú dale, dale a la miel que además es muy sana.

    ResponderEliminar
  3. Ah!! pues mira, me voy a animar a hacer pan ;)
    Mira tu por donde la que tengo ahora es de brezo.

    Un besazo guapa.

    ResponderEliminar
  4. Pues tiene una pinta estupenda ese pan, pero a mi me da mucho respeto aún...quizás algún día me apunte a un curso para perder el miedo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, me animo yo también! que desde el fin de semana no he dejado de hornear entre unas cosas y otras. Hoy voy a hacer una coca de verduras escalivadas para cenar y puede que aproveche para repetir un pan de semolina que hice hace un par de días y voló.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola!! qué pinta tiene el pan, jeje ¿puede ser que la miel oscura sea de encina? En Extremadura es muy típica en algunas zonas y es superoscura y de un sabor muy intenso. Además en Portugal hay muchas encinas. Paco

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!

    Núria, era harina blanca pero molida a la piedra, así que es bastante oscurita. ¿Tomate y chocolate negro? Chica, nunca deja una de sorprenserse, jajaja!

    Intxaurtsu, muchas gracias :) En eso estoy, cada vez duran más los botes de mermelada y menos los de miel...

    Juantxo, anímate que seguro que te aficionas ;)

    Ana, hay recetas muy fáciles y te sorprenderá lo rico que puede quedar y lo divertido que es, prueba!

    Mai, ya lo vi, qué panazo chica! El pan de semolina es uno de mis favoritos, tengo pendiente uno.

    Paco, pues sabe sobre todo a manzana, es muy peculiar... Pero lo miraré. Gracias!

    B*

    ResponderEliminar

¡Gracias por visitar el blog y por dejar un comentario! Siento no dejar comentarios a usuarios anónimos (me llega mucho spam) pero a todos los que leéis el blog y me dejáis unas palabras, y también a los que no, muchas gracias.