Páginas

martes, 10 de noviembre de 2009

Repápalos

Los repápalos son un tipo de masa frita, parecida a unos buñuelos, típica de Extremadura; eso sí, un buñuelo "de pobres", ya que la base es apenas huevo y pan rallado. Con esta receta tan simple se pueden preparar muchos platos diferentes, dulces y salados. Una demostración de que, en muchas ocasiones, la necesidad es el origen de la creatividad. Yo hoy dejo dos preparaciones dulces diferentes, una muy sencilla (espolvoreados con azúcar y canela) y otra más tradicional.
Para preparar unos repápalos (receta base) se necesita sólo 1 huevo batido al que se añade pan rallado o miga de pan hasta formar una pasta que se pueda coger con una cucharilla o cuchara; se cogen pequeñas porciones de la misma (crecerán), se fríen en aceite muy caliente (de oliva o de girasol) hasta que estén doraditos y se sacan, escurriendo bien el sobrante de aceite. Con 1 huevo salen más o menos 10 repápalos pequeños o 5 medianos.
A la masa base se le puede poner un poco de sal, ajo y perejil y tendremos unos ricos repápalos salados para acompañar un potaje o para completar una sopa o crema. Si, por el contrario, añadimos una pizca de bicarbonato o levadura e incluso un poco de azúcar salen un poquito más esponjosos y son la base de recetas dulces, como los que yo he puesto más arriba, o ésta otra:
Ésta es típica de Extremadura, me contó la receta mi abuela y es tan sencilla como hervir un poquito de leche con azúcar, canela y cáscara de limón y cocer en ella unos minutos los repápalos ya fritos. Se deja enfriar y se sirve todo con un poco de canela por encima. Como véis, es un postre contundente, un postre "de pastor" (vamos, para irse luego a perseguir ovejas merinas al monte!).
Aprovecho para dejar unas fotos y hablar un poco de mi tierra (otra vez); esta vez, del recientemente recuperado casco antiguo de Badajoz y el mercadillo que en él se organiza el primer sábado de cada mes. La Plaza Alta (puede que no sea como las preciosas plazas mayores castellanas, pero no me diréis que no es auténtica y diferente!):
Los miles de trastos que allí se ven; me encantan las vajillas y utensilios de cocina antiguos que a veces se encuentran en estos sitios (ojo al mortero de cristal):
Y por supuesto, ¡la comida! A destacar el puesto de MamáBombón, una chica que hace espectaculares tartas, dulces y bombones. En la foto, trufas picantes (que pican, y mucho), una espectacular tartaleta de crema y frutas, bombones de especias y chocolates de geranio (sí, de geranio!), todo riquísimo. También hacen cupcakes y tartas preciosas. (Aun no tienen página web, pero cogí su tarjeta, así que si a algún pacense le interesa saber dónde comprar o encargarle una tarta que me escriba y yo le doy el teléfono).
Y, para compensar tanto dulce, verdurita ecológica de la tierra. Ojo a los precios (ridículos, al menos si se compara con Madrid!) y al color de las mazorcas:
Dedicado a mi sobrino D., que nació hace apenas dos semanas, y a su hermana E. Espero que os guste.

7 comentarios:

  1. No quedaran igual con pan rallado que con miga, no? Tienen una pinta del carajo. A esas de la receta de tu abuela, les hacia yo los honores ahorita mismo, joer que si!! Detrás de las ovejas, que vayan los perros, menuda siesta que iba a caer, jeje.
    No es por nada pero, tu crees que habiendo esas cosas por ahí le voy a echar el ojo al mortero? Anda que, tienes unas cosas. jeje. Que es lo que llevan para que piquen tanto? Esas a mi me irían bien, el picante me va. Lo de los precios es la ostia, no se como están en Madrid pero aquí se las traen. Mu guapo el reportaje.
    Muxu bat.

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito post! He visto alguna vez recetas de repápalos y me llamaba la atención el nombre tan gracioso, pero nunca los he comido! Hay tantas cosas a las que tengo que poner remedio... ;-)

    ResponderEliminar
  3. pues mi madre hace algo parecido, sólo la versión salada, con perejil y ajo, pero ahora no me acuerdo de cómo los llama.....eso sí, los hace con miga de pan.
    Precioso post, me encanta que se recuperen los mercados :)
    un beso.

    ResponderEliminar
  4. Hola!

    Juantxo: No quedan igual, pero es una receta de supervivencia, la haces con lo que tienes :). No sé exactamente qué llevaban los bombones, pero creo que es chile o algo parecido. Me alegra que te haya gustado.

    Miriam: Gracias! A mí también me encanta el nombre! Y están ricos, aunque son una bomba!

    Ajonjolí: Gracias! Qué suerte que los haga tu madre, la mía sabe hacerlos pero la verdad es que en casa no se preparaban nunca. Yo les veo muchas posibilidades, sobre todo para acompañar sopas, etc. o incluso los he visto con bacalao, como una croqueta, y en escabeche. En cuanto al mercado... lo mismo digo, a mí me encanta curiosear.

    B*

    ResponderEliminar
  5. Hola, yo, que también soy extremeña,los comía muchas veces cuando los hacia mi madre y me encantan tanto los dulces como los salados.Por mi tierra hacen una receta de escabeche de perdices y repápalos que está buenísima.

    ResponderEliminar
  6. Hola Guiomar, ¡qué suerte que te los preparase tu madre! La mía, aunque los sabe hacer, no suele prepararlos, y yo los he probado ya de mayor. Los escabechados deben estar de muerte.
    B*

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado tu receta de los Repapagos hoy los hare,pero aun me gusta mas tu.Gracias comentario sobre Badajoz y su Plaza Alta que bonita ha quedado

    ResponderEliminar

¡Gracias por visitar el blog y por dejar un comentario! Siento no dejar comentarios a usuarios anónimos (me llega mucho spam) pero a todos los que leéis el blog y me dejáis unas palabras, y también a los que no, muchas gracias.