Páginas

lunes, 7 de octubre de 2013

Croquetas de acelgas y queso

Ya sé que no suena igual que decir "croquetas de cocido" o "croquetas de jamón", peeeero... a quien le guste la verdura, le gustarán estas croquetas (la bechamel mejora casi todo en esta vida).
La receta no varía de otras muchas que he puesto en el blog: por cada 1/2 litro de leche 3 cucharadas soperas (no muy llenas) de harina, unas 6 de aceite y mucha paciencia para remover. 
Al final se añaden las acelgas (o espinacas) cocinadas, muy picadas y muy, muy escurridas (yo las paso por una sartén para acabar de hacerlas y que evaporen líquido), el queso (cualquiera que se nos haya quedado seco, rallado), sal y un buen viaje de pimienta y nuez moscada.
Éstas son de hace unas semanas; pocos días después hablábamos de croquetas con S., una amiga japonesa que quería aprender a hacerlas, así que hicimos una especie de intercambio: ella trajo de regalo para M.A. unos ricos okara mochi (una especie de buñuelos de soja y verduras), y como agradecimiento vino un día a comer y a hacer croquetas, o como ella dijo... a un "croqueta meeting" :) 
Como ella tiene la maña propia de quien ya ha hecho muchos nigiris las primeras croquetas le quedaron perfectas, muy lejos de las que hacía yo al principio... o de las que hago ahora, cada una de un tamaño y forma diferentes. Ese día las preparamos de jamón, y creo que quedaron especialmente buenas (creo que me esmeré más al tener espectadores) pero de ésas, ay, no han quedado para foto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por visitar el blog y por dejar un comentario! Siento no dejar comentarios a usuarios anónimos (me llega mucho spam) pero a todos los que leéis el blog y me dejáis unas palabras, y también a los que no, muchas gracias.