Páginas

viernes, 27 de abril de 2012

Patatas guisadas con puerro y farinheira

¿Con puerro y qué..? Con farinheira, un embutido portugués que se hace con harina. El relleno de ésta es blandito y al guisarlo se deshace completamente, formando con el caldo una crema deliciosa:  
El guiso es de lo más sencillo: para dos raciones he usado apenas:
-3 patatas medianas-grandes
-1 puerro de buen tamaño
-1 trocito de farinheira (algo menos de un tercio de la pieza)
-aceite de oliva, sal, agua y perejil
He rehogado el puerro en juliana hasta que estaba bien pochadito. Después he añadido las patatas cortadas en cachelos y la farinheira desmenuzada en trozos grandes; he cubierto de agua holgadamente, he puesto un poco de sal y he dejado cocer hasta que las patatas han estado bien hechas. Se sirve con un poquito de perejil.
Durante el tiempo que tarde (25 minutos más o menos) hay que vigilarlo porque la farinheira, al estar hecha de harina, espesará mucho el caldo; si se queda con poco líquido se puede pegar al fondo, así que a lo mejor conviene poner un poquito más de agua. (Yo quizá me he quedado corta).
Ésta es la farinheira. Es un embutido más bien feote, porque no se llena del todo y no tiene ese aspecto regordete y lustroso de otras salchichas y embutidos. De todos modos, está muy buena, y se puede comer de muchas maneras: se puede cocer entera, prepararla al horno, etc. La más simple es pasar por la plancha unas rodajitas y comerlas con unos huevos fritos, o simplemente sobre pan:
Una amiga que vino a comer el otro día a casa dijo que se parecía mucho al farinato salmantino, aunque yo creo que éste se hace con pan migado y no con harina. En cualquier caso debe estar emparentado con todos esos embutidos pobres que se hacen en Portugal, Extremadura y Castilla, como el ya citado, la patatera extremeña o la alheira portuguesa, de las que ya hablé hace tiempo: embutidos creativos que, por motivos religiosos y sobre todo por falta de otros ingredientes, se preparaban con lo poco que se tenía a mano, ya fuera pan duro, harina, patatas o lo que hubiera. Mis recetas favoritas, las que hacen de la escasez virtud.

2 comentarios:

  1. Qué razón tienes, de ingredientes sencillos han salido maravillas como por ejemplo, las migas de pastor, o el marmitako...o esta delicia que tú has cocinado tan maravillosamente y nos muestras hoy!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Mary, caray qué comentario tan bonito chica, muchas gracias!

    B*

    ResponderEliminar

¡Gracias por visitar el blog y por dejar un comentario! Siento no dejar comentarios a usuarios anónimos (me llega mucho spam) pero a todos los que leéis el blog y me dejáis unas palabras, y también a los que no, muchas gracias.